El rodaje visto por el guionista

Por Juan Manuel Cuerda

Me pide Jorge que escriba mis impresiones del rodaje de Otro Verano desde mi triple condición de guionista, auxiliar de producción y de neófito. Podría haberse ahorrado palabras, con la parte del novato es suficiente.

Trabajo en esta película a media jornada, por las mañanas soy ingeniero y por las tardes, auxiliar de producción. Las consecuencias inmediatas de esto es que me pierdo la mitad de la película y, a veces, el origen de los problemas con los que toca lidiar. A cambio puedo mantener un punto de vista más objetivo. Aprender a vivir entre mundos resulta recomendable, casi obligatorio, si uno aspira a contar buenas historias de modo que agradezco pasar las jornadas entre grupos bastante heterogéneos, diferentes pero con algo en común: ni los unos ni los otros entienden muy bien qué es lo que hago durante la otra mitad del día.

El de producción es el único departamento no artístico del rodaje y en éste, no sé si en todos, auxiliar de producción es un eufemismo eficaz que moderniza la figura del chico de los recados. Encuentro difícil imaginar a alguien con una genuina vocación de auxiliar de producción, pero eso no es raro: es como pensar en alguien con vocación de chófer, reponedor y empleado del hogar, todo a la vez. Puede ser cansado, aburrido y estar poco valorado, y a veces se pasa más tiempo en la carretera que en el set; pero conforme avanza el rodaje y las dinámicas se van asentando, uno se descubre felicitándose por lo bueno que ha salido el salchichón que estaba en oferta o lo hábil que ha sido apilando las botellas de agua. ¿Síndrome de Estocolmo? Al final se termina apreciando la épica de un trabajo en el que la advertencia más repetida es: “si lo haces bien nadie lo notará, si la cagas te lo señalarán todos”.

No tengo problema con ello, de verdad. Estoy feliz de participar como sea. Y estoy aprendiendo cosas. Una de ellas, que resulta raro para un equipo ver a un auxiliar de producción opinando acerca de un plano. Otra, que la mayor parte del tiempo es mejor tener la boca cerrada y dejar trabajar a los profesionales.

Sin embargo no es fácil y no siempre lo consigo. Asistir a la materialización del guión es un proceso apasionante pero también doloroso. De pronto, son otras personas las que toman las decisiones en una historia que hasta hace poco sólo vivía en dos cabezas. Cuesta aceptar que la historia ha pasado a otras manos, a otros ojos, pero al tiempo entiendo que es la única manera de que exista de forma completa. Y mejorada, oiga.  

Durante este último año, Jorge y yo hemos discutido hasta el límite de la amistad la justificación de cada elemento del guión. Lo suficiente para que la variación de una sola palabra de un diálogo se convierta para mí en un pequeño dolor de muelas. Por suerte para mi dentadura, esta película la dirige él y su criterio es el mismo que el mío. Nadie conoce mejor que Jorge la intención de cada frase y no es necesario que yo esté ahí para recordársela.

Una última cosa: muchos amigos me preguntan si pueden asistir al rodaje. Yo lo comprendo porque sigo viendo el mundo del cine desde su punto de vista. Entiendo la curiosidad y la necesidad de sentirse parte de este proyecto que nos resulta tan cercano a todos. Pero no es posible. En este rodaje no queda un minuto para las visitas y aquí no hay nada que ver. En serio, sólo un grupo de gente fumándose hasta los dedos, concentrados en su trabajo y obsesionados con cumplir con el plan de rodaje.

Creedme, la magia del cine está en el cine. Allí nos vemos.

Anuncios

9 comentarios

  1. … jajaja mucho ánimo Juanma!
    me ha gustado mucho como lo has contado.

    Beso

    31 agosto, 2011 en 14:22

  2. alexruizar

    Muy bueno!! Nos vemos en el cine puesss!!

    31 agosto, 2011 en 17:18

  3. Nat

    Qué ganas de ver cómo está quedando!!! Yo era de esas que defines en el último párrafo, así que me conformaré con ver esa magia en el estreno!

    Seguro que sale genial!!!

    Besos

    31 agosto, 2011 en 22:05

  4. Fervava

    Jeje, máquina!!, qué ameno escribes, enhorabuena!!!

    1 septiembre, 2011 en 11:46

  5. Luz Mª

    Pues nada , tendremos que esperar a verla en el cine .

    1 septiembre, 2011 en 16:10

  6. k

    Jota, ¿no te preocupa un poco que todo el mundo alabe lo “ameno” que escribe Juanma? Es verdad, este post está muy bien, pero a mí me gustan también tus entradas 😀

    Creo que lo otro es una cuestión de identificación. La palabra “neófito” es la clave. Al mismo tiempo, debe ser un alivio que todo el mundo aprecie cómo escribe el guionista.

    Y es verdad, la última frase es muy buena.

    1 septiembre, 2011 en 18:20

  7. Pingback: Rodando Otro Verano | LA ÚLTIMA ENTREGA

  8. Beatriz

    Cuando los sueños se hacen realidad uno deja de vivir la realidad??
    Enhorabuena, efectivamente, nos vemos en el cine.

    4 septiembre, 2011 en 11:21

  9. ¡Gracias por vuestros ánimos! Nos vemos pronto.

    5 septiembre, 2011 en 10:15

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s